La ‘gasolinera de la suerte' está en Tenerife y sus clientes hacen colas de tres horas por un décimo