La víctima de los tres futbolistas del Arandina cuenta que se negó a tener relaciones con ellos y la forzaron