Un joven futbolista australiano muere de un infarto tras marcar un gol