Una funeraria británica ofrece sus servicios como un paquete vacacional: viaje solo de ida y temperaturas calcinantes