Los funcionarios de la prisión del Acebuche no garantizan la seguridad de Ana Julia