Ser fumador pasivo aumenta hasta un 30 por ciento el riesgo de ictus o infarto