El fuego en el sur de Tenerife, que ya ha arrasado 330 hectáreas, continúa fuera de control