El frutero que atracaba como Clint Eastwood