El frío paraliza la vida en las calles