Un fotógrafo ruso capta la inseparable amistad entre niños y perros