Estar en una nube o mejor en un nubarrrón sin enterarse