¿Cuánto pagarían ustedes por la fórmula de la felicidad?