Una foca, la fan número 1 de Japón