Madrid vive una fiesta del fútbol con los aficionados de Boca y River antes de la final