Creen que un niño de cuatro años tiene un tumor de estómago y es un feto muerto