El cadáver de Fernando Lumbreras, atado con las manos a la espalda y con golpes en la cabeza