Las farmacéuticas, a la carrera de la vacuna del Ébola