Los casos más escandalosos de aquellos que han fingido ser víctimas en atentados para estafar dinero