El príncipe George protagoniza su primer sello real