La familia más odiada de Llagosta admite que sus hijos son conflictivos