La familia de la niña de Pizarra insiste en esperar, pero reitera las "dudas razonables" sobre la hipótesis principal