¿Falló el protocolo en la estación de Sants?