Los cinco fallecidos en el accidente de Utrera tenían poco más de 20 años