Ningún extranjero quedará desatendido, pero quien no tenga la tarjeta pagará