Los explosivos de los terroristas de Cambrils eran falsos