La explosión del edificio en Premià de Mar fue un crimen machista