Un estudio pone en duda la utilidad de las mamografías en el cáncer de mama