Los estereotipos sexistas, un reto todavía pendiente