Los estafadores tan seguros de sí mismos... ¡que grababan videoclips!