Así es el modo en el que probablemente morirás