Lo que el viento se llevó... La estación meteorológica que viajó de Florida a Galicia