El esquiador venezolano que no había visto nunca la nieve