El raro fenómeno que bate la espuma del mar en A Guarda, en Pontevedra