Tres espontáneos antitaurinos saltaron al ruedo en Sanfermines para abrazar al toro muerto