Los españoles generan 1.500 kilos de residuos por habitante