Los españoles, entre los europeos más abiertos de mente