Adiós a la escritura, bienvenido el tablet