Una escoba fantasma: el suceso que la policía australiana no logra resolver