“Me violaban diez veces al día”