¿Y si los niños refugiados fueran europeos?