La mona lista que deja K.O a un tigre hambriento