Un buen samaritano se quita su ropa para dársela a un indigente que pasaba frío