El disparate ortográfico de una profesora se vuelve viral