Familiares, amigos y vecinos despiden a las primeras víctimas mortales de los atentados