Se entierran durante 24 horas y lo retransmiten en directo