Un barrio entero aprende lenguaje de signos para sorprender a su vecino sordo