El 'no' que enloquece a un atracador