Los enfermos pagarán cinco euros por cada traslado en ambulancia no urgente