Los enfermos de hepatitis C, en pie de guerra por sobrevivir