Con ocho años, este niño enfermo terminal disfruta de su primera cita